EL REPORTAJE DE BODAS PASO A PASO
La sesión preboda puede efectuarse semanas o incluso meses antes de la boda, a los novios les sirve para perder la timidez y soltarse ante la cámara y a mi para conocerlos mejor y pulir ciertos detalles facilitando el trabajo en el día de la boda para ambas partes.
Tras la sesión de prebodas que es opcional o la entrevista previa en su defecto, me cito con los novios unas semanas antes para concretar todos los detalles, punto de recogida, paradas, espacios, familiares importantes que no pueden faltar en el reportaje y una amplio etcétera que me permitirá establecer un orden de prioridades para brindarles lo que quieren.
Casi todos mis reportajes los comienzo en la sesión de preparativos del novio y de la novia antes de acudir al enlace para captar los momentos emotivos con los familiares que se viven en esas sesiones y otros muchos detalles que se agradecen tener para el recuerdo, como capturas del ramo de novia, los complementos, abrazos familiares, gestos cómplices y un amplio abanico de posibilidades que ofrecen estas sesiones, en las que la novia evidentemente es la total protagonista.La ceremonia es uno de los momentos más importantes del reportaje de bodas y en la que hay muchos momentos especiales que captar, el encuentro de los novios en el altar, las reacciones de los invitados, dedicatorias, besos, abrazos etc y hay que estar atento para captarlo todo, porque las emociones son efímeras y aparecen súbitamente sin avisar y las reacciones espontáneas a veces duran menos de un segundo.
Las fotos en exteriores son una sesión adicional que muchos novios prefieren incluir en la sesión de postboda para no hacer esperar a sus invitados. Esta sesión de fotos se centra únicamente en la pareja y en los ambientes que ellos elijan, pudiendo vestir la misma indumentaria del día del enlace u otra distinta si lo prefieren.
El paquete completo de bodas incluye sesión de preboda, reportaje de bodas y postboda, que suele ser el más solicitado por los novios, pudiéndose añadir servicios adicionales en función de sus necesidades.
En la celebración de bodas todo el proceso es mucho más distendido, han desaparecido los nervios iniciales y tanto los novios como los invitados se dedican a disfrutar de su gran día, por lo que yo tiendo a mimetizarme con el ambiente y pasar lo más desaparecido posible para que no se percaten de mi presencia y actúen con naturalidad.
La espontaneidad en las instantáneas es el objetivo a cubrir en este reportaje, especialmente en la parte de la celebración o banquete de bodas donde todo el mundo está de fiesta y dejan fluir sus emociones captando momentos verdaderamente emotivos.
Un reportaje de bodas puede durar entre diez a doce horas de dedicación exclusiva para no perder ni un sólo detalle de todo lo que sucede en el proceso sin contar el trabajo digital de selección, de maquetación y filtrado que se le entrega a los novios en función de las características del paquete contratado.