Regresamos nuevamente con otro boudoir y sí, en esta ocasión se trata de un hombre porque la sensualidad no sólo es cosa de chicas.

 

La finalidad del boudoir masculino es exactamente la misma que en el femenino, el protagonista puede utilizar la sesión de fotografías artísticas para obsequiar a su pareja, como regalo preboda o simplemente como homenaje a sí mismo sobre la propia belleza, bienestar o madurez, porque no vamos a ser jóvenes por siempre ¿Por qué no inmortalizar los buenos momentos en los que nos sentimos en plenitud? No hace falta ser modelo para lucir atractivos y sensuales y en este punto, los hombres no son una excepción.

Los entornos sobre los que se puede desarrollar una sesión de boudoir masculino igualmente son muy diferentes, se pueden realizar en interiores, exteriores, jugar con las luces, las sombras y cualquier elemento del entorno para proyectar la imagen deseada por quien lo realiza.

La musculatura es uno de los principales atributos de la anatomía masculina, por eso las posturas adoptadas durante la sesión de fotos suelen estar más enfocadas a realzar este aspecto, aunque esto siempre dependerá del cliente, pues al igual que en el boudoir femenino, las fotografías deben suponer una expresión de su personalidad y en este punto, puede haber hombres que se sientan cómodos con los desnudos artísticos y otros que prefieran realzar otra faceta de su personalidad o vida cotidiana que no se encuentre centrada en su propio cuerpo.

Para conocer las preferencias de mis clientes, me gusta citarme con cada uno para comentar nuestros puntos de vista de la misma forma en que lo hago con mis clientas y aunque el boudoir masculino aún sigue siendo un gran desconocido, cada vez hay más hombres interesados en obtener su retrato más natural y tienen muy claro lo que quieren.

Para esta sesión de fotos escogimos un entorno sencillo para centrar la atención principalmente sobre el modelo, pues aunque se trate de un desnudo artístico, igualmente hay que desarrollar una idea, pues las fotos de desnudos pueden integrarse en cualquier entorno tanto en interiores como en exteriores, como por ejemplo, el pasado boudoir con Estrella que también incluía desnudo en un paisaje natural.

En la sesión de boudoir de José Cantero, hemos optado por un estilo más íntimo y personal, con una estética más herculiana para resaltar su trabajada anatomía. Para adoptar este estilo, se puede recurrir a las estatutas de estilo griego y romano para conseguir inspiración, pues las poses son sencillas y contribuyen a realzar la figura del hombre por encima de otros estilos.

El éxito de una sesión de boudoir radica en tenerlo todo muy bien medido y planeado. También depende mucho del entorno en donde se vayan a utilizar las imágenes, pues no es lo mismo una sesión que se obsequie a la pareja, que unas fotografías personales u otras que se vayan a exponer públicamente.

Espero que os haya gustado este boudoir masculino y que haya más hombres que se animen a sorprender a sus parejas, nos veremos prontos con nuevos reportajes de bodas y desnudos artísticos.

 

fotos de boduair

fotos de boduair

fotos de boduair
fotos de boduair

fotos de boduair
fotografia artistica de desnudo
fotos de boduair

fotos de boduair

fotos de boduair

fotos de boduair

fotos de boduair

fotos de boduair